tipos-despido-indemnizaciones

Tipos de despido e indemnizaciones

22/05/2024 | Laboral

El despido consiste en la finalización de un contrato laboral por parte del empleador, pudiendo ser clasificado como procedente o improcedente según las circunstancias que lo rodean. Es crucial identificar el tipo de despido ocurrido para actuar de acuerdo a la legalidad correspondiente, sobre todo en situaciones donde el trabajador y la empresa discrepan.

A continuación, detallamos los diferentes tipos de despido contemplados en la legislación laboral española y sus respectivas indemnizaciones.

Tipo de despidos laborales según las causas de despido

En el ámbito laboral, se distinguen tres tipos de despido en función de sus motivos, es decir, de las razones que llevan a la empresa a tomar la decisión de finalizar la relación laboral con un trabajador.

Despido objetivo

El despido objetivo ocurre cuando la empresa fundamenta la extinción del contrato en alguna de las causas contempladas en la legislación laboral, específicamente en el Estatuto de los Trabajadores, que detalla en su artículo 52 las causas objetivas de finalización del vínculo laboral.

Estas causas pueden estar relacionadas con el desempeño del empleado, como la ineptitud, la falta de adaptación a cambios en el puesto de trabajo o las ausencias reiteradas.

También pueden estar vinculadas a la situación de la empresa, siendo las más habituales las pérdidas económicas, la previsión de futuras pérdidas, caídas continuadas en las ventas o razones económicas, técnicas, organizativas o de producción que requieran reducir costes y eliminar puestos de trabajo para garantizar la viabilidad de la empresa.

El despido objetivo implica el pago de una indemnización al trabajador, cuyo importe final dependerá de si el trabajador impugna el despido y de si es considerado procedente o improcedente.

Despido disciplinario

El despido disciplinario se produce como consecuencia de una falta grave cometida por el trabajador. En este caso, la empresa no está obligada a abonar ninguna indemnización.

Entre las causas que pueden dar lugar a un despido disciplinario se encuentran la indisciplina, la desobediencia, los insultos verbales o físicos, el consumo de alcohol o drogas en el lugar de trabajo, el acoso a compañeros o la violación de la buena fe contractual o abuso de confianza, como el maltrato a clientes o la divulgación de información confidencial.

Despido colectivo o ERE

El despido colectivo se produce cuando un número determinado de trabajadores se ven afectados, generalmente el 10% o más de la plantilla.

Estos despidos colectivos suelen llevarse a cabo a través de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que debe ser aprobado por la autoridad laboral competente y sigue un proceso de tramitación más complejo.

Por lo general, este tipo de despidos se fundamenta en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que ponen en riesgo la viabilidad futura de la empresa.

Tipo de despidos laborales según la resolución judicial

Cuando un trabajador despedido decide impugnar la decisión ante los tribunales, la calificación del despido puede variar en función de la resolución judicial y de la valoración que el juez realice sobre las causas del despido, pudiendo ser consideradas válidas o no. Esto puede dar lugar a tres tipos de despidos:

  • Despido Procedente: Por otro lado, un despido se considera procedente cuando se pueden demostrar con pruebas las causas que justifican la terminación del contrato laboral por motivos disciplinarios. En este caso, el trabajador no tiene derecho a recibir ninguna indemnización, ya que el despido se produce sin incumplimientos graves por parte del empleado.
  • Despido Improcedente: Un despido se considera improcedente cuando no se demuestra ante el juez el incumplimiento laboral del trabajador o cuando el despido no cumple con los requisitos formales establecidos por la ley. En estos casos, el trabajador tiene derecho a ser readmitido en su puesto de trabajo o a recibir una indemnización. El plazo para abonar la indemnización correspondiente es de 5 días.
  • Despido Nulo: Un despido se declara nulo cuando está motivado por discriminaciones prohibidas por la ley o cuando se vulneran los derechos fundamentales del trabajador. En estos casos, la sentencia judicial implica la readmisión inmediata del trabajador y el pago de los salarios correspondientes al período en el que estuvo sin trabajar.

¿Cómo funciona el proceso de despido laboral?

El procedimiento de despido más habitual implica notificar al trabajador la finalización del contrato mediante un preaviso mínimo de 15 días o el plazo establecido en el convenio colectivo correspondiente a su categoría o tipo de contrato, que puede ser más extenso.

En el momento de la comunicación de despido, se entrega al trabajador una carta de despido, la cual debe ser redactada por escrito e incluir la causa de la terminación del contrato y la fecha efectiva de finalización de la relación laboral.

Es fundamental preparar dos copias de la carta, una para cada parte, y obtener la firma del trabajador. Como trabajador puedes negarte a firmar la carta de despido.

En el caso de un despido objetivo, se debe abonar al trabajador la indemnización correspondiente en el momento de la comunicación de la decisión.

Una vez transcurridos los 15 días de preaviso y el trabajador haya abandonado su puesto, se procederá al pago del finiquito correspondiente y a la baja en la Seguridad Social. Si la empresa decide prescindir de los servicios del trabajador de forma inmediata sin que este cumpla el periodo de preaviso, deberá abonar los días correspondientes.

Es importante tener en cuenta que el preaviso no es obligatorio en todos los tipos de despido, como en el caso del despido disciplinario.

Además, es importante recordar que en caso de desacuerdo, el trabajador dispone de 20 días hábiles para impugnar el despido y durante el periodo de preaviso tiene derecho a una licencia de seis horas semanales para buscar empleo, sin que esto suponga una reducción de su salario.

Cómo impugnar un despido laboral

Cuando un trabajador es despedido de su empleo y no está de acuerdo con la decisión tomada, tiene la opción de impugnar el despido. Por lo general, este proceso implica presentar la impugnación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) de la comunidad autónoma correspondiente y, muy importante, debes hacerlo en un plazo de 20 días desde la notificación del despido.

Indemnizaciones por despido

  • Despido improcedente: La indemnización por despido improcedente es de 33 días de salario por año trabajado, salvo para los años anteriores a febrero de 2012, que se aplica una indemnización de 45 días por año trabajado.
  • Despido procedente: En caso de despido procedente por causas objetivas justificadas, la indemnización es de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades, debiendo prorratearse por meses en periodos inferiores a un año.
  • Despido disciplinario: En el despido disciplinario, la empresa no está obligada a indemnizar al trabajador, aunque puede optar por ofrecer una compensación económica a su discreción.

¿Necesitas ayuda con tu despido?

En Kubo Legal, contamos con abogados expertos en derecho laboral, dedicados a ayudarte en situaciones de despido. Si has sido despedido y necesitas impugnar la decisión o reclamar una indemnización, podemos ofrecerte el apoyo y la asesoría que necesitas.

Nuestro equipo de profesionales estudiará tu caso de manera detallada para ofrecerte la mejor solución posible. Ya sea que necesites presentar una impugnación ante el SMAC o llevar tu caso a los tribunales, en Kubo Legal te acompañaremos en cada paso del proceso, defendiendo tus derechos y asegurándonos de que recibas la indemnización que te corresponde.

No enfrentes esta situación solo. Contacta con Kubo Legal y deja que nuestros expertos en derecho laboral te guíen hacia la mejor resolución para tu caso. ¡Estamos aquí para ayudarte!

Redactado por uno de nuestros especialistas

Deja tu comentario






Categorías

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Puedes consultar nuestra política de cookies.