Arraigo social y arraigo laboral

Arraigo social vs arraigo laboral: ¿Cuál es la diferencia?

Arraigo social y laboral son dos temas muy relevantes en la legislación migratoria. Muchas veces escuchamos estos términos, pero ¿sabemos realmente qué significan y cuáles son las diferencias entre ellos? En este artículo, exploramos en qué consisten el arraigo social y el arraigo laboral y cómo pueden afectar el proceso de regularización de los extranjeros.

Todo lo que necesitas saber sobre el arraigo social y laboral

Si eres extranjero y necesitas informarte sobre los diferentes tipos de trámites que hay en España, seguramente hayas oído hablar del arraigo social y el arraigo laboral. Estos trámites son dos figuras legales que permiten a los inmigrantes regularizar su situación en el país. Veamos primero qué es cada uno.

Arraigo social

El arraigo social se refiere a la situación en la que una persona extranjera ha establecido vínculos sólidos y duraderos en el país de acogida. Estos vínculos pueden ser de diversa índole, como tener familiares, amigos, trabajo, estudios, participación en organizaciones comunitarias, entre otros. En resumen, el arraigo social demuestra que la persona ha construido una vida en el país y tiene una integración activa en la sociedad.

El arraigo social es una figura legal que permite a los inmigrantes regularizar su situación en un país. Algunos de los pasos que debes seguir para obtener esta acreditación en España son:

1. Residencia continuada: Debes haber residido de manera continuada en España durante al menos tres años. Esto significa que no puedes haber estado fuera del país por períodos largos de tiempo.

2. Integración activa: Debes demostrar que estás integrado activamente en la sociedad española. Esto implica tener una vida estable en el país y participar en actividades sociales, como tener amigos españoles, trabajar, estudiar, colaborar con organizaciones comunitarias, entre otros.

3. Informes favorables: Necesitarás obtener informes favorables que respalden tu integración en la sociedad española. Estos informes pueden ser emitidos por organizaciones comunitarias, vecinos, amigos, empleadores, profesores, entre otros.

Documentación requerida

Deberás presentar una serie de documentos, como tu pasaporte, comprobante de residencia, certificados de estudios, contratos de trabajo, entre otros, que respalden tu solicitud de arraigo social ante la Oficina de Extranjería correspondiente a tu lugar de residencia. Es importante seguir todos los pasos correctamente y proporcionar toda la documentación requerida para aumentar las posibilidades de éxito en tu solicitud.

Una vez obtenido el arraigo social, los inmigrantes adquieren una serie de beneficios y derechos, como la posibilidad de tener una residencia legal en el país, acceder a servicios sociales, educativos y sanitarios, obtener un permiso de trabajo y poder reunirse con sus familiares. Es una forma de reconocer y valorar la contribución que los inmigrantes hacen a la sociedad de acogida, fomentando su integración y promoviendo la convivencia.

Arraigo laboral

Por otro lado, el arraigo laboral se refiere a la situación en la que una persona extranjera ha estado trabajando de manera continuada en el país de acogida. Para demostrar el arraigo laboral, es necesario tener un contrato de trabajo o haber trabajado de forma autónoma durante un periodo determinado de tiempo. El objetivo es mostrar que la persona es un trabajador estable y contribuye a la economía del país.

El arraigo laboral también permite regularizar la situación laboral de los inmigrantes y demostrar que son trabajadores estables. Estos son algunos de los requisitos necesarios para solicitar este permiso en España:

1. Residencia continuada: Debes haber tenido una permanencia continuada de dos años en el país. Es importante que no hayas estado fuera del país por períodos largos de tiempo.

2. Contrato de trabajo: Necesitarás acreditar tu contrato de trabajo vigente con una duración mínima de un año. Este contrato debe ser de carácter estable y demostrar que eres un trabajador contribuyente a la economía del país.

3. Informes favorables: Conseguir informes favorables que respalden tu integración en la sociedad española puede ayudarte a conseguir la autorización de forma efectiva. Estos informes pueden ser emitidos por organizaciones comunitarias, empleadores, compañeros de trabajo, entre otros.

Documentación requerida

Deberás presentar una serie de documentos, como tu pasaporte, comprobante de residencia, contrato de trabajo, nóminas, entre otros, que respalden tu solicitud de arraigo laboral conforme a la normativa.

Al igual que en el arraigo social, deberás presentar tu solicitud ante la Oficina de Extranjería correspondiente a tu lugar de residencia.

En este caso hablamos de España. Los requisitos y la duración del periodo pueden variar según el país, por lo que es importante informarse sobre las regulaciones específicas.

Los beneficios asociados al arraigo laboral incluyen la posibilidad de obtener una residencia legal, acceder a servicios sociales, de salud y educación, así como disfrutar de la estabilidad y seguridad que brinda tener un empleo estable en el país. Además, el arraigo laboral también otorga ciertos derechos laborales y sindicales, como el derecho a la seguridad social, a la sindicalización y a la participación en la vida política y social del país.

Duración y renovación

La duración del arraigo laboral en España es inicialmente de dos años. Una vez que se cumple este período, se puede solicitar la renovación del permiso de residencia.

Para renovar el arraigo laboral, es necesario cumplir ciertos requisitos similares a los de la solicitud inicial, tales como mantener el contrato de trabajo vigente y estable, así como contar con informes positivos que respalden la integración en la sociedad española. Además, será necesario presentar nuevamente la documentación requerida, como el pasaporte, comprobante de residencia, contrato de trabajo, recibos de sueldo, que confirmen tus estables económicos, entre otros.

Para poder solicitar el Arraigo Social es imprescindible acreditar que hemos permanecido en España durante los tres años previos a la solicitud. Para su renovación, los requisitos serán similares a los de la solicitud que se hizo la primera vez.

Es importante tener en cuenta que el proceso de renovación debe iniciarse antes de que expire el permiso actual. Por lo tanto, se recomienda comenzar con suficiente antelación para evitar quedarse sin estatus legal en el país.

¿Cuál es el más adecuado para mí?

A la hora de elegir entre el arraigo social y el laboral, hay varios factores a considerar.

Si una persona tiene familiares o amigos cercanos en el país y su principal objetivo es obtener una residencia legal para reunirse con ellos, el arraigo social puede ser más adecuado.

Por otro lado, si alguien ha estado trabajando de forma estable en el país durante varios años y su objetivo principal es obtener derechos laborales y sindicales, el arraigo laboral podría ser la mejor opción. Por ejemplo, una persona que ha estado trabajando en un país durante más de tres años y ha demostrado un historial laboral sólido puede optar por solicitar el arraigo laboral para obtener beneficios como la seguridad social y la participación en la vida política y social del país.

En cambio, alguien que tiene parientes cercanos en el país y busca la reunificación familiar podría optar por solicitar el arraigo social. Al analizar estas situaciones y considerar los objetivos individuales, será más fácil determinar cuál es el tipo de arraigo más adecuado.

Recibe el respaldo de un abogado

La importancia de buscar asesoramiento para la realización de los trámites tanto del arraigo social como del laboral es fundamental para garantizar que se cumplan todos los requisitos y procedimientos necesarios.

La última actualización de la Reforma del Reglamento de Extranjería que entró en vigor el pasado 16 de agosto, contiene muchos cambios que quizás desconozcas. Un asesor experto en leyes migratorias y en el proceso de arraigo puede brindarte orientación específica y personalizada, para facilitar el procedimiento y aumentar las posibilidades de éxito.

En Kubo legal podemos ayudarte. Nuestros abogados evalúan tu situación individual y determinan cuál es el tipo de arraigo más adecuado para ti. Contacta con nosotros de forma gratuita y recibe asesoramiento. No corras ningún riesgo.

Redactado por uno de nuestros especialistas

Deja tu comentario






Categorías

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Puedes consultar nuestra política de cookies.