Mediación familiar separación o divorcio

Cómo la mediación familiar puede ayudarte a superar una separación o divorcio

09/08/2023 | Mediación

Si estás pasando por una separación o un divorcio y estás buscando una manera de resolver tus problemas de manera flexible y amigable, la mediación familiar puede ser la solución que estás buscando. En este artículo, exploramos cómo la mediación puede brindarte las herramientas y el apoyo necesarios para llegar a acuerdos justos y duraderos. No importa cuál sea tu situación, la mediación puede proporcionarte un espacio seguro y neutral para discutir tus diferencias y encontrar soluciones que funcionen para todos los miembros de la familia. ¡Sigue leyendo para descubrir más sobre esta alternativa pacífica y efectiva!

La mediación familiar: Una herramienta efectiva para solucionar problemas en casa

Cuando nos encontramos frente a cualquier asunto relacionado con el Derecho de Familia (particularmente en casos de divorcio o separación y especialmente cuando hay niños involucrados), la opción más conveniente es aquella que nos distancia de los juzgados.

Llegar a una solución amistosa no solo es más rápido y barato, sino que también es mucho más amigable para las partes involucradas y se convierte en una necesidad real si hay hijos en común. Por eso, cada vez más gente recurre a la mediación en este tipo de situaciones. De esta manera, se logra aliviar la carga de los tribunales, acortar los procesos y encontrar soluciones más duraderas que las que pasan por las manos de un juez.

¿En qué consiste la mediación familiar?

La mediación familiar es un proceso voluntario en el cual un mediador imparcial y capacitado ayuda a los familiares que están pasando por un conflicto, especialmente los derivados de divorcios o separaciones, para resolver sus diferencias de manera amistosa y acordar soluciones justas y duraderas. El mediador no toma decisiones por las partes, sino que facilita la comunicación, fomenta la empatía y ayuda a generar opciones de acuerdo.

Durante los últimos años se está intentando impulsar de forma definitiva la mediación familiar obligatoria como figura complementaria de la Administración de Justicia, con un procedimiento extrajudicial para la resolución de conflictos en los ámbitos civil y mercantil de una forma más ágil. Esto se resume en un Anteproyecto de Ley de Impulso a la Mediación, que fue aprobado por el Consejo de Ministros en 2019.

Ventajas de la mediación familiar

La mediación tiene numerosos beneficios frente al procedimiento judicial, pero ahora nos centraremos en las ventajas que podemos obtener en la resolución de conflictos familiares mediante mediación en contraste con el proceso jurídico:

- Flexible y personalizada: La mediación familiar se adapta a las necesidades y circunstancias únicas de cada familia. El mediador ayuda a las partes a encontrar soluciones a medida que se ajusten a sus intereses y prioridades.

- La normalización, el reconocimiento de la importancia y la protección de los vínculos entre padres e hijos, así como el mantenimiento de las relaciones familiares, que podrán continuar desarrollándose de manera más idónea.

- Ahorro de tiempo y dinero: La mediación familiar suele ser más rápida y económica que acudir a los tribunales. Al evitar los costos legales y los tiempos largos de la respuesta judicial del conflicto.

- Mejor comunicación y relaciones: La mediación familiar fomenta la comunicación efectiva entre las partes, lo que puede ayudar a mejorar las relaciones familiares a largo plazo. Al trabajar juntos en la búsqueda de soluciones, se establece un ambiente de colaboración y respeto mutuo.

Conflictos familiares que se pueden resolver por mediación:

- Gestión de procesos de anulación matrimonial, separación o divorcio.

- Asuntos relacionados con el derecho a recibir alimentos y el cuidado de personas en situaciones de dependencia.

- La relación de los menores con sus familiares o tutores.

- El ejercicio de la patria potestad, tutela o curatela.

- Los conflictos derivados del régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos.

- Los problemas que surgen entre la familia que adopta, el hijo o hija adoptado/a y la familia biológica durante la búsqueda de los antecedentes de la persona adoptada.

- Los conflictos familiares por temas económicos, herencias, etc.

- Los problemas que surgen dentro de las familias debido a asuntos relacionados con empresas de carácter familiar.

- Los problemas que surgen entre la familia que brinda acogida, la persona acogida y la familia biológica.

- La disolución de parejas de hecho.

¿Cuál es el procedimiento?

En lo que respecta a la forma en que se llevará a cabo el proceso de mediación extrajudicial, el primer paso será que ambas partes tengan la voluntad de someterse a este proceso.

El segundo paso es acogerse a un mediador, un tercero imparcial que guía a los familiares en el conflicto, con dotes en áreas relacionadas con la psicología, el derecho, trabajo social… y lo más importante que se encuentre inscrito en un registro oficial como mediador.

El tercer paso consiste en llevar a cabo una reunión inicial con el mediador, durante la cual se les proporcionará a los involucrados la información necesaria sobre los trámites del proceso de mediación, su duración aproximada, sus derechos y obligaciones, entre otros aspectos.

El paso número cuatro implica llevar a cabo las reuniones pertinentes para discutir los detalles del conflicto y las posibles soluciones hasta que se llegue a un acuerdo. Durante estas reuniones se tomarán notas y al final se redactará un acta que refleje las condiciones del acuerdo.

Es importante anotar que el acuerdo es vinculante. Es decir, será de obligado cumplimiento por ambas partes.

Cómo elegir bien a un mediador familiar

Elegir a un buen mediador familiar puede marcar la diferencia en la resolución positiva de los conflictos dentro de una familia. Aquí te presento algunos consejos para hacer una elección de calidad:

- Experiencia y formación: Es importante que el mediador tenga experiencia y formación en mediación familiar. Busca profesionales que estén especializados en este campo.

- Registro oficial: Verifica que el mediador esté inscrito en un registro oficial de mediadores. Esto garantiza que cumple con los requisitos legales y tiene los conocimientos necesarios.

- Imparcialidad y neutralidad: El mediador debe ser imparcial y neutral, es decir, no debe tomar partido por ninguna de las partes involucradas en el conflicto. Busca a alguien que pueda mantener su imparcialidad durante todo el proceso.

- Empatía y habilidades de comunicación: Un buen mediador familiar debe ser empático y tener habilidades de comunicación efectiva. Esto ayudará a establecer un ambiente de confianza.

En Kubo Legal contamos con expertos mediadores que cumplen con las características necesarias para conseguir el mejor acuerdo. No lo dudes, nosotros buscamos una solución a tus conflictos, llama al 912 912 327 para resolver cualquier duda que puedas tener sobre este procedimiento.

Redactado por uno de nuestros especialistas

Deja tu comentario






Categorías

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Puedes consultar nuestra política de cookies.