Acógete a la Ley de segunda
oportunidad

Podrás exonerarte hasta del 100%.
Suspende embargos y paraliza los intereses con la ayuda de nuestros abogados expertos en situaciones de insolvencia.

Contrata Kubo Legal y descubre la mejor solución para tus problemas financieros

Nuestros abogados especializados en la Ley de Segunda Oportunidad te asesoran en todo momento.

Empieza de cero

Empieza
de cero

Una Segunda Oportunidad para tí y tu familia.

Recupera tus tarjetas de crédito

Recupera tus
tarjetas de crédito

Tendrás derecho a recibir crédito de nuevo.

Olvídate de las llamadas

Olvídate de
las llamadas

Tus acreedores dejarán de molestarte.

Liquidamos tus deudas

Sal de
Asnef

Dejarás de figurar en los ficheros de morosidad.

Requisitos

Te asesoramos sin compromiso para cancelar tus deudas y te exponemos las probabilidades de éxito en tu caso concreto. Los requisitos mínimos de la Ley de segunda oportunidad son los siguientes:

Encontrarte en situación de insolvencia

Encontrarte
en situación de insolvencia

No tener antecedentes por delitos socioeconomicos

No tener
antecedentes
por delitos socioeconómicos

No haber acudido a este mecanismo en los últimos 5 años

No haber
acudido a este
mecanismo en los
últimos 5 años

Ley de 2º Oportunidad

En Kubo Legal contamos con abogados expertos en la Ley de Segunda Oportunidad que te asesoran y acompañan durante todo el proceso.

La Ley de Segunda Oportunidad permite ofrecer una segunda importunidad a deudores que, tras una situación económica precaria, no pueden hacer frente a la totalidad o a una parte parcial de sus deudas. Permitiendo la renegociación en la forma en la que se devolverán las deudas. En el caso de no llegar a una resolución en el acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores ante notario, el conflicto se resolverá ante un juez.

¿Quiénes podrán acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Podrán acogerse todas las personas físicas, particulares o autónomos, que cumplan los siguientes requisitos y se encuentren en una situación financiera cuyo resultado no ha sido el esperado y deseen la exoneración de sus deudas.

La solicitud o comienzo del proceso para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad podrá solicitarse una vez el deudor se encuentre en un estado de insolvencia o incluso cuando se prevea una situación de incapacidad regular para hacer frente a sus deudas en un futuro cercano.

Algunos de los requisitos más importantes para aplicar la Ley de Segunda Oportunidad son:

  • La demostración de la insolvencia para hacer frente a las deudas en el presente o en un futuro inmediato.
  • Las obligaciones contraídas no pueden superar la cifra de 5 millones de euros. A pesar de que esta ley acoja deudas menores, el procedimiento cobra sentido cuando la deuda es superior a 15.000€.
  • El requisito más importante. Que el deudor haya obrado de buena fe, incluyendo el acuerdo previo extrajudicial.
  • Será fundamental la transparencia con la información personal y no ocultar ningún bien en propiedad del deudor.
  • Se tendrán en cuenta los antecedentes penales del pagador en los últimos diez años.
  • Responder a las obligaciones con todo nuestro patrimonio. Solo respondiendo a las deudas con todo nuestro patrimonio presente y futuro podremos exonerar las deudas y recurrir a esta ley.

Procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad

El Procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad es una herramienta que pueden utilizar tanto los particulares como los autónomos y les es de gran ayuda a la hora de dejar atrás una situación financiera difícil. Esta ley les permite renegociar nuevas condiciones con los acreedores y cabe la posibilidad de la cancelación parcial o total de las deudas.

Es decir, se considera un recurso legal que permite a particulares y autónomos la oportunidad de negociar o hasta dar por terminada de forma total o parcial las deudas cuando hay una falta de solvencia para afrontar la deuda. Gracias a la Ley de Segunda Oportunidad, como su nombre lo dice, da una segunda oportunidad a los deudores para afrontar una mala situación financiera provocada por diferentes factores, como las crisis financieras provocadas por factores externos como el COVID-19 o el endeudamiento excesivo, pero teniendo en cuenta también el deber de pago a los acreedores.

Gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad, los deudores pueden llegar a un acuerdo de pago que se ajuste a su situación actual y a las posibilidades de pago que puedan afrontar. Si la Ley de Segunda Oportunidad no llega a un acuerdo con los acreedores, se podrá optar por el BEPI (Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho) que permite la cancelación total de las deudas.

Por eso, la Ley de la Segunda Oportunidad se convierte en una gran oportunidad para las personas físicas que estén en quiebra económica y poder retomar su vida estabilidad financiera.

¿Cuánto tengo que pagar para acogerme a la Ley de Segunda Oportunidad?

Para poder aplicar a la Ley de Segunda Oportunidad hay que contar con una serie de requisitos a nuestro favor. También, es imprescindible tener un buen historial crediticio. Cuando compruebes si cuentas con los requisitos para aplicar a esta Ley de Segunda Oportunidad, podrás dar el siguiente paso.

Lo primero que se debe valorar es que, en estos casos, es un procedimiento que no cuenta con un precio fijo ni estándar, ya que se integran diferentes factores y aspectos que influyen en el coste final. Para empezar, la Ley de Segunda Oportunidad consiste en un proceso judicial que se compone de dos partes, una primera fase extrajudicial y una segunda fase judicial.

Fase extrajudicial

En la fase extrajudicial, que es tutelada usualmente por un juez o también por un mediador concursal, el deudor tratará de renegociar los términos y condiciones y llegar a un acuerdo con los acreedores que puede consistir en la negociación de las quitas sobre la deuda y también sobre los plazos de pago, como los intereses de demora, etc. Además, dado que consiste en una serie de actos legales y papeleo, lo mejor y más recomendable es contar con el apoyo de un abogado.

Fase judicial

La segunda fase del Procedimiento Ley de Segunda Oportunidad, la fase judicial, solo se da cuando no se logra llegar a ningún acuerdo en la fase uno. Por lo tanto, se inicia un proceso judicial en el que es obligatorio el acompañamiento profesional de un abogado y un procurador, además de un mediador concursal.

Tanto la fase extrajudicial como la fase judicial tienen costes que se deben tener en cuenta para calcular el coste final de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

Deudas de menos de 30.000 € Kubo Legal Competidor 1 Competidor 2
Primera Fase
  • Preparación de la documentación
  • Envíoo del expediente a Notaria
  • Firma del acta de Notaria
118 €/ Mes
Durante 6 Meses
180 €/ Mes
Durante 6 Meses
99 € Mes
Durante 48 Meses
Segunda Fase
  • Designación de mediador concursal
  • Presentación de una propuesta de pago
  • Negociación con las entidades en la junta de acreedores
  • Presentación del concurso y fase judicial
275,34 € /Mes
Durante 6 Meses
546 €/ Mes
Durante 6 Meses
COSTE TOTAL DEL PROCEDIMIENTO
*Todos los precios incluyen IVA
2.360 € 4.356 € 4.752 €

Comparativa de Precios tramitación de la Ley de Segunda Oportunidad para deudas de menos 30.000 €

 

Deudas de entre 30.000 € y 50.000 € Kubo Legal Competidor 1 Competidor 2
Primera Fase
  • Preparacion de la documentación
  • Envio del expediente a Notaria.
  • Firma del acta de Notaria
181,66 €/ Mes
Durante 6 Meses
180 €/ Mes
Durante 6 Meses
99 € Mes
Durante 48 Meses
Segunda Fase
  • Designación de mediador concursal
  • Presentación de una propuesta de pago
  • Negociación con las entidades en la junta de acreediores
  • Presentación del concurso y fase judicial
423,34 € /Mes
Durante 6 Meses
560 €/ Mes
Durante 6 Meses
COSTE TOTAL DEL PROCEDIMIENTO
*Todos los precios incluyen IVA
3.630€ 4.356 € 4.752 €

Comparativa de Precios tramitación de la Ley de Segunda Oportunidad para deudas de entre 30.000 € y 50.000 €

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Lo primero de todo, es saber que, si se cuenta con un mal historial crediticio, lo mejor será descartar esta opción, ya que la Ley de Segunda Oportunidad tiene en cuenta el historial crediticio del deudor en calidad de insolvencia. Además, es importante comprender que no se trata de una herramienta que permite librarse de los pagos, sino de un auxilio concedido a quien ha demostrado ser buen pagador, pero atraviesa una mala situación financiera.

Por lo tanto, para optar por esta ley, el deudor debe cumplir una serie de requisitos que tienen como objetivo verificar y demostrar que el deudor tiene un perfil crediticio bueno y que ha cumplido con sus deberes hasta el momento de la crisis financiera.

Existen dos tipos de requisitos:

Presupuesto objetivo: el deudor debe demostrar que ha actuado correctamente y sin malas intenciones, para ello se tendrá en cuenta lo siguiente:

Presupuesto subjetivo: el deudor tiene la obligación de realizar una serie de créditos determinados:

Además, el el deudor debe probar:

Se debe tener en cuenta que las personas cuya deuda supere los cinco millones de euros no podrán ampararse a la Ley de Segunda Oportunidad.

¿Cómo funciona el Procedimiento Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad cuenta con dos instrumentos: los acuerdos extrajudiciales y el beneficio de exoneración de las deudas.

El acuerdo extrajudicial

Como comentamos más arriba, en la fase extrajudicial se lleva a cabo una reunión para renegociar las condiciones de la deuda con los acreedores. En esta reunión participa un juez y puede intervenir un mediador concursal que intente llegar al acuerdo. Dicho mediador será asignado por el notario que se encargó de solicitar la Ley de Segunda Oportunidad. En caso de que el deudor sea un empresario, el mediador concursal será asignado por el registrador mercantil.

En la celebración del acuerdo extrajudicial, se deberá idear un plan con los acreedores y un calendario de pagos para que el deudor pueda hacer frente a las deudas pendientes. El proceso de negociación solo puede durar como máximo un periodo de dos meses desde la solicitud de la Ley de Segunda Oportunidad.

Es importante valorar la posición de los acreedores y negociar la posibilidad de que reciba algún pago en el futuro, cuando la situación económica del deudor se regularice.

El beneficio de exoneración

Cuando en la primera fase extrajudicial no se llega a ningún acuerdo, se entra a la fase del concurso consecutivo, durante la que el juez podrá exonerar el 100 % de la deuda. Los acreedores podrían solicitar la revocación del BEPI en casos de:

  • Mejora de la economía del deudor, que sí podría hacer frente a los pagos de la deuda.
  • Existencia de ingresos o bienes que se han ocultado.
  • Incumplimiento del plan de pagos.

En la mayoría de los casos, la primera fase no suele llegar a un acuerdo, por lo tanto, se debe apelar al beneficio de exoneración.

¿Qué ocurre con las deudas?

En la Ley de Segunda Oportunidad no siempre las deudas quedan en ceros, siempre quedarán pendientes las contraídas con Hacienda y con la Seguridad Social y las nuevas que se hayan generado.

Quedan por fuera de la aplicación de la Ley de la Segunda Oportunidad las deudas garantizadas con prenda e hipoteca. Actualmente, la legislación española establece que si no se obtiene suficiente dinero para saldar la hipoteca una vez vendida la vivienda, todavía se deberá la cantidad restante.

Gracias a la Ley de Segunda Oportunidad es posible salir de esta situación de deudor, dado que el 100 % de la deuda sería cancelable aplicando una dación en pago de facto. En otras palabras, cuando se entrega la vivienda, el deudor podrá ser exonerado del pago de la cantidad restante de la hipoteca.

¿Las deudas se eliminan para siempre?

Las deudas se eliminan de forma permanente una vez hayan pasado cinco años. Si los acreedores lo solicitan, durante estos cinco años habrá que abonar dinero, pero es el plazo en el que se estipula para que se pueda revisar el caso. Se llega a esto en los casos en los que, por ejemplo, si se deduce que el deudor no ha obrado de mala fe.

Es importante tener en cuenta que una persona que ya se ha beneficiado de la Ley Segunda Oportunidad podría volver a hacerlo pasados 10 años.

¿Puedo acogerme a la Ley de Segunda Oportunidad?

El procedimiento Ley de Segunda Oportunidad es muy similar cuando se trata tanto de particulares como de autónomos. La diferencia principal es que, en el caso de particulares debe iniciarse el proceso ante un notario, mientras que para autónomos se inicia en el Registro Mercantil o en la Cámara de Comercio.

La Ley de Segunda Oportunidad es como el concurso de acreedores para las empresas, pero para particulares y autónomos.

Detalles a tener en cuenta si se desea solicitar la Ley de Segunda Oportunidad:

  • Los precios son muy parecidos entre las empresas y siempre suelen ser cuotas mensuales. Otras empresas parecen más baratas porque en caso de llegar al juzgado el cliente tendrá que abonar una cantidad extra que no cuentan al cliente. Pero en nuestro caso no es así, nuestro precio es hasta finalizar el procedimiento vaya por el cauce que vaya.
  • El resto de las empresas no le comentan al cliente que durante el procedimiento no pueden solicitar nuevos préstamos, financiaciones, ni usar tarjetas de crédito. También ocultan que en caso de llegar al concurso consecutivo (si no hay mediador concursal o los acreedores no aceptan la propuesta de pago), el cliente tendría que abonar más cantidad por los trámites, cosa que en nuestro caso está todo incluido. No es el caso de las otras empresas que tarifican sólo si es a través de mediador concursal y los acreedores aceptan las propuestas de pago.
  • Nosotros incluimos todo el procedimiento dentro de nuestros honorarios.
  • Los expedientes son gestionados por abogados.
  • Asesoramiento legal garantizado durante el procedimiento.

¿Qué otros costes debo tener en cuenta en el procedimiento de la Ley de la Segunda Oportunidad?

También se debe tener en cuenta los siguientes factores para calcular cuánto cuesta aproximadamente acogerse al Ley de la Segunda Oportunidad:

  • Minuta de los profesionales: la participación de abogados y procuradores, así como de notarios y registradores en algunos casos.
  • Importe de la deuda: la cuantía de la deuda también está relacionada con el precio final a pagar.

Ventajas del Procedimiento Ley de Segunda Oportunidad

Entre otras ventajas de las que pueden disfrutar la personas que se acojan a esta ley, están:

  • Probabilidad de conseguir entre un 75 % y 100 % de rebaja de la deuda en el Concurso de Acreedores.
  • Levantamiento de embargo sobre la vivienda, vehículos y demás activos para poder venderlos o desinvertir.
  • La unidad familiar tiene a su disposición un derecho de alimentos para satisfacer sus necesidades y siempre igual o por encima del mínimo inembargable que establece la Ley.
  • Ganan tiempo para entre otras cosas poder vender activos y evitar una ejecución generalizada.
  • Alargan el plazo para la devolución de las deudas mediante esperas de hasta 10 años
  • Se paralizan los intereses de las deudas, excepto los que gocen de garantías hipotecarias
  • Posibilidad de conseguir un acuerdo con los acreedores de tres tipos:
  • Convenio Extrajudicial de Pagos
  • Propuesta Anticipada de Convenio
  • Convenio Ordinario en Junta de Acreedores
  • La paralización de Embargos y Ejecuciones de acreedores
  • Se suspende el pago de las deudas anteriores a la declaración del Concurso
  • Se pueden proponer quitas para rebajar la deuda

La Ley de Segunda Oportunidad está regulada por la Ley 25/2015 de mecanismo de segunda oportunidad y reducción de carga financiera. Pese a no ser muy conocida en España, esta Ley se ha venido aplicando desde hace años en otros países de Europa y Estados Unidos.