Exoneración de deudas bancarias

Exoneración de deudas bancarias

Actualizada el 11/01/24

Desde que comenzó la crisis económica, afectó fuertemente la economía tanto de empresarios como de autónomos. Dada la grave situación de endeudamiento en la que se encontraban tantos españoles, en 2015 se aprobó la denominada Ley de la Segunda Oportunidad para la exoneración de deudas bancarias. Veamos cómo funciona y los beneficios de la reforma que se hizo en septiembre de 2022 ¡Empecemos!

 

¿Qué es la exoneración de deudas bancarias?

Antes de la aprobación de la Ley de la Segunda Oportunidad 25/2015, solo las personas jurídicas contaban con un mecanismo para la exoneración de deudas, mientras que por otro lado, las personas físicas, se veían obligadas a responder íntegramente por sus deudas mediante sus bienes (casas, negocios, coches) tanto presentes como futuros.

En la actualidad, a través de la Ley de Segunda Oportunidad (o LSO) los particulares y autónomos que se encuentren en quiebra después de emprender, tienen la oportunidad de poner fin a su situación de endeudamiento.

La Ley 16/2022, de 5 de septiembre (el mecanismo de segunda oportunidad, la reducción de carga financiera y otras medidas de orden social) modifica el texto refundido de la Ley Concursal el Real Decreto 1/2015, de 27 de febrero, simplificando los tramites y costes de acogerse a este procedimiento.

La exoneración de deudas proporcionada por el mecanismo de segunda oportunidad se puede aplicar a toda persona física que sea titular de varias deudas y que, por la razón que sea, no puede seguir pagando. Aunque hay diferentes requisitos, uno consiste en que los empresarios, autónomos o particulares que apliquen a este mecanismo no ejerzan actividad económica alguna y hayan actuado de buena fe.

Anteriormente, la persona deudora que quería acogerse a la ley de segunda oportunidad, debía solicitar el nombramiento de un mediador concursal con el objetivo de alcanzar un acuerdo extrajudicial con los acreedores del préstamo, sin embargo, con la reforma de septiembre de 2022, se  omite la fase extrajudicial y se pasa directamente a la fase judicial, en la que se reúne la documentación y se presenta la solicitud directamente al notario, en el caso de que sea una persona física, o al Registro Mercantil, si se trata de un autónomo o empresario.

 

Cómo exonerar las deudas si no hay un acuerdo extrajudicial

A pesar de que gracias a la reforma, la fase extrajudicial ya no se lleva a cabo, es importante destacar que es necesario que siempre se llegue a un acuerdo con los acreedores previo a acogerte a la Ley.  Si no se llega a un acuerdo, esta fase de negociación comienza las fases para acogerse al concurso voluntario. 

El proceso para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad y poder exonerar todas tus deudas empezaría con la evaluación de la situación, en esta fase se investigaría la situación financiera del deudor para ver si se cumple con los requisitos necesarios

Así, si se cumplen los requerimientos, el deudor comienza el proceso de preparación de la documentación, que junto a los abogados especializados, se redacta la demanda para presentar ante el juez la exoneración de la deuda o la liquidación con un plan de pagos. El juez es el que tiene la última palabra, emite un documento en el que comunica la admisión de la demanda donde se concede el EPI (Exoneración del Pasivo Insatisfecho) o el calendario con el cumplimiento del plan de pagos. 

¿Y la exoneración de deudas bancarias?

Grosso modo, sí se puede lograr la exoneración de deudas bancarias. Liberarse de un préstamo o una deuda si se dan una serie de condiciones es posible. Cuando el acreedor considera que la administración de la deuda es más elevada que el beneficio a recibir, se puede exonerar una deuda bancaria:

Por ejemplo, un banco canadiense llamado Chase Bank exoneró todas las deudas de su cartera de tarjetas de crédito porque el acreedor consideró que el cobro por la deuda es más elevado que el balance adeudado. En este caso la cuenta pasa a clasificarse como una pérdida.

 

¿Las deudas se cancelan para siempre?

La ley otorga a los acreedores un plazo de cinco años para demostrar las sospechas que tenían de la persona deudora en caso de que creyesen que actuaba de mala fe o si contase con los medios para solventar las deudas. Una vez transcurrido el plazo de revocación las deudas quedarán canceladas para siempre.

Los acreedores concursales solo pueden reclamar las deudas en los casos expresamente determinados en la Ley de Segunda Oportunidad. Así, se puede pedir al juez del concurso que revoque la concesión de la exoneración si, durante los cinco años siguientes a su concesión, se comprueba que el deudor ha ocultado bienes o ingresos que podrían ser pagados en el concurso.

 

Optar por la Ley de Segunda Oportunidad para la exoneración de deudas bancarias

La Ley de Segunda Oportunidad es una modificación de la Ley Concursal que tiene como objetivo facilitar al deudor, particular o autónomo, su reincorporación en el mundo económico. Como lo dice su propio nombre, le concede una segunda oportunidad para que no pierda por completo su patrimonio y vuelva a generar ingresos que le permitan desarrollar su emprendimiento.

Una vez comprobado que se cumple con los requisitos para acogerse a esta ley, el deudor tendrá que elegir entre dos opciones:

  1. Exoneración definitiva. Aplica por inexistencia de bienes o bienes con valor inferior al de las deudas. 
  2. Exoneración provisional sujeta a un plan de pagos. El concursado evita la enajenación de sus bienes siempre que satisfaga una parte de sus créditos. Estos pagos serán a 3 años (excepto cuando se conserve la vivienda habitual que se podrá alargar hasta los 5 años) y cuando se cumpla el plan de pagos, la exoneración será definitiva.

¿Cuándo prescribe una deuda bancaria?

A pesar de que las deudas bancarias prescriben, el plazo es diferente, en función del tipo de deuda que sea, así como de ciertos condicionantes que pueden condicionarla. Generalmente, una deuda que no tiene un plazo concreto especificado, prescribe a los 5 años, en base a lo expuesto en la Ley 42/2015, de 5 de octubre, que representa una reforma de la Ley 1/2000 de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil.

Los préstamos personales entran dentro de esta prescripción a los 5 años, incluyendo las deudas por tarjetas de crédito. Sin embargo hay excepciones. Las deudas anteriores al 6 de octubre de 2015 mantendrán la prescripción anterior a la Ley de 15 años. No obstante, ninguna podrá exceder de los 5 años desde la aprobación de esta Ley. Es decir, que esas deudas también estarán prescritas a partir del 6 de octubre de 2020.

Por último se encuentran las deudas hipotecarias, que tienen un plazo de prescripción de 20 años, periodo en el que la entidad financiera puede reclamar legalmente en caso de impago.

Hoy en día, a través de la Ley de Segunda Oportunidad, los particulares y autónomos que tienen deudas de proyectos empresariales fallidos o que hayan llegado a una situación insostenible por sobreendeudamiento personal, tienen la oportunidad de poner fin a su situación de endeudamiento.

En la Ley Concursal se definen unos requisitos generales para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad:

  • Haber obrado de buena fe.
  • Las deudas no deben superar los cinco millones de euros.
  • No tener antecedentes por delitos socioeconómicos, patrimoniales o de falsedad documental en los 10 años anteriores.
  • Aceptar ser incluido en el Registro Público Concursal, para que aquellos acreedores que tengan interés legítimo puedan averiguar la situación en la que se encuentra.
  • Que el concurso no sea culpable. Es decir, que la situación de insolvencia no se ha producido mediando dolo o culpa grave.
  • Que no ha mentido sobre la situación de insolvencia y no ha ocultado documentación relevante para el procedimiento.
  • Que no se ha acogido a este procedimiento en los últimos 5 años.

Aspectos a valorar:

  • Los autónomos son uno de los principales colectivos que más se pueden beneficiar de la Ley de la Segunda Oportunidad. Pueden acogerse a ella y liquidar buena parte de sus deudas.
  • La Ley cita de forma clara que se deberá liquidar el patrimonio del deudor para conseguir el perdón de las deudas. Sin embargo, existen sentencias que han permitido mantener la vivienda habitual. La Ley también permite mantener a los autónomos el patrimonio necesario para la realización de su actividad empresarial. Por ejemplo, en el caso de un mecánico, este podría mantener el taller, o un repartidor podría conservar su furgoneta de reparto.
  • Se puede eliminar el nombre de los ficheros de morosos.
  • El tiempo que debe transcurrir hasta el perdón de las deudas dependerá de cada caso e irá en función entre otros del juzgado, sin embargo, según nuestra experiencia se tarda entre uno y dos años.
  • Desde el momento en el que empieza el procedimiento, los embargos se paralizan, incluyendo los de tus cuentas bancarias. Por lo tanto, se dispondrá de nuevo de todo el sueldo.
  • Uno de los objetivos principales de la Ley de la Segunda Oportunidad es permitir a todas las personas que actualmente se ven obligadas a trabajar en la denominada “economía sumergida” vuelvan a incorporarse en el mercado laboral sin miedo a tener embargos de ningún tipo y volver a tener una vida normal.
  • En cuanto a la posibilidad de firmar algún acuerdo con los acreedores, ese es el primer paso en el procedimiento de la Ley de la Segunda Oportunidad: intentar llegar a un acuerdo entre las partes. En todo caso, siempre dependerá de la naturaleza de los acreedores, los bienes del deudor, así como de la quita (descuento) y espera (plazo de pago) que se quiera plantear.

En conclusión, se trata de un procedimiento legal, perfectamente estructurado donde se deben cumplir una serie de requisitos, etapas y procedimientos para la adecuada exoneración de deudas bancarias.

En Kubo Legal ayudamos cada día a nuevos clientes en su procedimiento de cancelación de deudas por medio de la Ley de Segunda Oportunidad. Si quieres acogerte a esta ley o simplemente consultar alguna duda, puedes llamarnos al 912 912 327. Nuestros abogados te asesoran sin compromiso.

Escribe tu comentario




Julia
Bendiciones
2023-01-10 13:06:13