Deuda pública y deuda privada

¿Cuál es la diferencia entre deuda pública y deuda privada?

12/01/2023 | DEUDAS

¿Alguna vez te has preguntado qué es la deuda pública? La deuda es una forma de financiación a corto o largo plazo que se utiliza para abordar proyectos, inversiones y gastos. En este artículo, explicaremos las principales diferencias entre la deuda pública y la deuda privada.

La deuda se puede clasificar en dos tipos principales: deuda pública y deuda privada.

Deuda pública

¿Qué es la deuda pública?

La deuda pública es la deuda que se emite por parte de un gobierno para financiar sus proyectos y gastos. Se emite en forma de bonos del estado, letras del tesoro u obligaciones del estado. Es habitual que un Estado pida dinero prestado cuando sus ingresos no son suficientes para alcanzar sus necesidades presupuestarias.

¿Te has preguntado alguna vez de dónde viene el dinero que los países necesitan para operar? Aunque pueda parecer un tema complicado, las finanzas de un país tienen muchas similitudes con las de una familia. Cuando no tenemos suficiente dinero para comprar algo, contratar un servicio o realizar alguna otra transacción, recurrimos a préstamos, hipotecas, etc. Los países hacen lo mismo: cuando los impuestos no cubren los gastos del Estado, piden dinero prestado, que se conoce como deuda pública o deuda soberana. Esto genera un déficit público.

Los bonos se emiten a un precio determinado y se pueden negociar en los mercados financieros. La deuda pública se considera una inversión segura, ya que los gobiernos suelen tener una buena capacidad de pago.

¿Cuáles son los tipos de deuda pública?

Existen varios tipos de deuda pública, clasificados según el modo de adquisición o las características involucradas. La deuda real se adquiere a través de bancos privados, mientras que la deuda ficticia es adquirida por el Banco Central del país. La deuda pública también se divide en deuda a corto, medio y largo plazo, así como deuda amortizable (que debe ser reembolsada al vencimiento) y deuda perpetua (que no tiene fecha de vencimiento). Por último, hay deuda interna (suscrita por inversiones nacionales) y deuda externa (suscrita por inversiones extranjeras).

¿Cuándo el nivel de deuda pública es malo o bueno?

Uno puede tener una idea de cuánto está endeudado un país al comparar el valor de su deuda pública con el producto interior bruto (PIB). Por ejemplo, si un país debe 70 millones de euros y su PIB es de 100 millones, entonces tendría, en teoría, la capacidad de pagar sus obligaciones totales destinando el 70 por ciento de su producción económica durante un año. Cuanto menor sea el porcentaje, mayor capacidad de pago teórica tendrá, mientras que si el porcentaje de deuda es muy elevado respecto a lo que produce, aumentará el riesgo de que no lo pueda pagar. No obstante, no hay una cantidad específica que se considere buena o mala de deuda, ya que depende de la situación económica de cada país y de sus necesidades de gasto e inversión. Algunos países son capaces de soportar niveles altos de deuda debido a que los mercados financieros confían en su capacidad de pago, como es el caso de Japón, una de las tres mayores economías del mundo, que acumula una deuda superior al 250 por ciento de su PIB.

¿Qué hacer para reducir la deuda pública?

Una vez que se obtiene financiamiento a través de la deuda pública, el Estado y sus administraciones deben hacer todo lo posible para reducir el monto de la misma. Esto puede implicar tomar medidas que afecten a la población, con el fin de lograr una mayor solvencia para el país en el futuro. Para ello, se realizan actividades que permitan una recuperación económica vigorosa, así como un proceso de consolidación fiscal, cambios estables económicos y la reducción de tasas de interés. Estos cambios pueden tardar en surtir efecto, pero sin duda serán de gran ayuda a largo plazo.

Deuda privada

¿Qué es la deuda privada?

La deuda privada es un tipo de activo que emiten las entidades privadas para obtener financiamiento. A cambio, el emisor ofrece el pago de un rendimiento. La deuda privada permite a una empresa recaudar fondos para mantener en marcha su actividad y se trata de una alternativa al crédito bancario.

Cualquier deuda que no sea de una Administración Pública se considerará una deuda privada. Esto incluye todas las deudas generadas por el sector privado de un país, tanto de personas físicas como jurídicas.

En otras palabras, la deuda privada se genera cuando alguien solicita un préstamo bancario o cuando una empresa emite bonos y pagarés. La cantidad total de estos préstamos es lo que se conoce como la deuda privada de un país.

La deuda de empresas y hogares aumentó un 1,4% en 2021, alcanzando el 138,3% del PIB en el cuarto trimestre según publicó el Banco de España en abril del 22. Lo cual indica una moderación del endeudamiento hasta el 138,3%, frente al 146,5% de diciembre de 2020, aunque sigue estando significativamente por encima del 128,6% de diciembre de 2019.

¿Cuáles son las principales características de la deuda privada?

Las principales características de la deuda privada son:

  • Se encuentra dentro de la categoría de renta fija, pues ofrece usualmente un rendimiento conocido de antemano, aunque puede pactarse un tipo de interés variable.
  • Es un tipo de activo de menor riesgo que las acciones, por ejemplo, que son renta variable. Aunque esto depende también de la empresa emisora.
  • La deuda emitida por empresas de algunos segmentos como servicios básicos ofrece menos riesgos (porque la empresa atiende una demanda estable). Sin embargo, otros sectores son de mayor riesgo, como la minería o la agricultura.
  • El riesgo del emisor determina el tipo de interés pagado por la deuda. A mayor riesgo, mayor rendimiento y viceversa.
  • Existen muchas formas de invertir en deuda privada, puede ser directamente o a través de un fondo de inversión que lo tenga dentro de su portafolio junto con otros activos.
  • Estos instrumentos se emiten y negocian en el mercado de valores.

¿Quién es responsable de la deuda privada?

La obligación de la deuda privada recae en la empresa que la emite. La empresa es responsable de pagar los intereses y el principal de la deuda.

En el ámbito privado, es importante entender que el endeudamiento, si se mantiene dentro de límites razonables, puede ser beneficioso para el desarrollo económico de una región. Esto se debe a que las empresas obtienen financiación para invertir en sus proyectos, lo que genera empleo y los beneficios se destinan al pago de la deuda y a nuevas inversiones, lo que contribuye al crecimiento de la economía. El problema surge cuando las empresas se endeudan en exceso y cuando el crédito no fluye, lo que provoca una falta de liquidez.

Comparación entre deuda pública y deuda privada

Aunque la deuda pública y la deuda privada tienen muchas similitudes, existen algunas diferencias importantes entre ellas. Estas diferencias incluyen:

• La deuda pública se emite por parte de un gobierno para financiar sus proyectos y gastos, mientras que la deuda privada se emite por parte de empresas, bancos y otras entidades financieras.

• La deuda pública se considera una inversión segura, ya que los gobiernos suelen tener una buena capacidad de pago. Por otro lado, la deuda privada es más arriesgada, ya que depende de la solvencia de la entidad que la emite.

• La deuda pública se negocia en los mercados financieros, mientras que la deuda privada se negocia directamente entre el prestatario y el prestamista.

Conclusión

Las deudas, ya sean públicas o privadas, son un préstamo y suponen una obligación. Cada persona tiene una renta, un capital y una actividad económica distinta y ha de gestionar tus finanzas en función de sus capacidades y necesidades.

Si te sientes sobre-endeudado y quieres mejorar tu situación económica, has llegado al lugar indicado. En Kubo Legal podemos ayudarte a liquidar tus deudas con un plan de pagos o a acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.

Con las modificaciones introducidas en la Ley Concursal en 2022, se busca hacer el proceso de exoneración de deudas más rápido y menos costoso para las personas endeudadas. Se ha eliminado la figura del mediador concursal y se ha acortado el plazo máximo a 18 meses. Además, se ha permitido la exoneración con conservación del activo, lo que facilita el acceso a la eliminación de deudas hipotecarias. También se incorporan las deudas con Hacienda y con la Seguridad Social.

Si quieres que te asesoremos gratis, llámanos al 912 912 327 sin compromiso.

Escribe tu comentario